Blog

Revolución digital: ¿cuándo se masificarán los carros autónomos?


La posibilidad de masificar el uso de vehículos autónomos puede estar más cerca de lo que muchos creen. Las nuevas tecnologías avanzan, mientras que logros como el de la tecnología 5G para comunicación inalámbrica y móvil puede representar el último empujón. Por eso, según los expertos, en los próximos 4 a 6 años, muchas ciudades de países desarrollados. . .

La posibilidad de masificar el uso de vehículos autónomos puede estar más cerca de lo que muchos creen.

Las nuevas tecnologías avanzan, mientras que logros como el de la tecnología 5G para comunicación inalámbrica y móvil puede representar el último empujón.

Por eso, según los expertos, en los próximos 4 a 6 años, muchas ciudades de países desarrollados podrían masificar el uso de vehículos autónomos para la movilidad.

Mobileye está dedicada a diseñar y a instalar hardware y software para vehículos autónomos. Hoy, cerca de 40 millones de vehículos cuentan con tecnología de Mobileye para lograr algún grado de autonomía.

¿Qué hace Moovit?

Por otra parte, Moovit, una compañía en la que el colombiano Omar Téllez jugó un papel clave, está encargada de recopilar información sobre movilidad en las ciudades. “Esa empresa tiene vínculos originarios con Colombia y es intensiva en información. Se encarga de mapear los sistemas masivos de transporte y esa información es necesaria para seguir enriqueciendo las grandes matrices de data y cómputo indispensables en lograr autonomía en vehículos.

“Hoy un usuarios puede generar 1,5 gigas de datos diarios. Solo un vehículo 4 teras diarios”, explicó Rebellón al tratar de darle dimensión a las necesidades de cómputo que van a aparecer en el futuro.

“Con una operación de cuatro horas al día, un vehículos conectado o autónomo genera muchos datos y, a su vez, necesita de muchos datos. Eso además requiere de mucho análisis”, explicó.

Aquí es donde la tarea de empresas como Intel se vuelve fundamental. Básicamente, porque, en primer lugar, es necesario desarrollar dispositivos de procesamiento que se convierten en el hardware de esos vehículos.

La segunda necesidad, explicó Rebellón, es la de software o programas que ofrezcan la capacidad a un vehículo de andar de forma autónoma. “Eso depende de algoritmos que puedan analizar imágenes, mapas, datos de radar y todos los demás que ayuden en la navegación. Eso requiere procesamiento”, explicó el experto.

Más automatización

Otra clase de nivel de autonomía se refiere a vehículos que ya pueden moverse con alguna autonomía. Ese es el nivel dos, es decir autonomía condicional. “Soy yo -como conductor- el que decido en cierto momento entregar el control al vehículo”, aseguró el experto.

En cualquier caso, Rebellón cree que el impulso inicial va a venir por el lado de las empresas que pueden lograr una mayor automatización de la movilidad para ciertos procesos.

“Puede haber empresas que estén automatizando flotas a niveles tres y cuatro lo que implica algunas funciones remotas. Eso significa tener los vehículos conectados a una red y dispuestos para enviar y recibir información”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.